Sin categoríaNo hay comentarios

mapa mental

¿Qué diferencia existe entre ellos?

Hoy en día, sigue existiendo cierta aprensión a la hora de consultar con un psiquiatra o un psicólogo, algunos de nuestros quebraderos de cabeza; esos que tanto nos perturban el sueño y se resisten a abandonar nuestra compañía. A veces ocurre que, después de haberle dado muchas vueltas, finalmente optamos porque alguien nos eche una mano. Es en este momento cuando vuelven a asaltarnos las dudas; ¿dónde voy?, ¿quién me puede ayudar?…

Esquema en inglés sobre salud mental

¿Psiquiatra – Psicólogo?

Aún  siguen existiendo algunas dudas sobre qué es en realidad un psicólogo o un psiquiatra, cuáles son sus funciones y en qué, y cómo exactamente, me pueden ayudar. Primero, es cierto que la funcionalidad de ambos es muy similar, no obstante, existen algunas diferencias claves; veamos algunas de ellas:

El Psicólogo: Tiene como formación fundamental estudios universitarios en Psicología; centrando su labor en evaluar, diagnosticar y tratar, dificultades psicológicas.

Para ello, emplea diferentes técnicas de intervencióncuya finalidad consiste en dotar a la persona de estrategias y herramientas, para modificar por ejemplo, circunstancias negativas de su entorno o bien, para aprender a gestionarlas y enfrentar a ellas de un modo adecuado.

A la hora de hacer el diagnóstico y el tratamiento, el psicólogo, le dará mucho mas peso a las dimensiones cognitivas, emocionales y comportamentales. Es decir, será precisamente trabajando sobre estas áreas, donde tratará de ayudar a la persona, en el manejo de sus dificultades.

¿Cómo se realiza ese abordaje?

En psicología existen diversas lineas terapéuticas, que condicionan el modo en que se trabajarán las dificultades que la persona traiga a consulta; hablamos por ejemplo, de la corriente cognitivo-conductual, psicoanalítica o Gestaltica entre otras (*). Cada una de ellas, dispone de diferentes recursos y modos de acercamiento terapéutico a la hora de resolver una cuestión determinada.

El Psiquiatra:  En este caso, nos encontramos ante un profesional de la medicina, cuya especialidad se ha centrado, en el estudio de la problemática de la enfermedad mental; todo ello desde una perspectiva biologicista del paciente. Es decir, su labor está enfocada en el área médica.

¿Cómo se realiza el abordaje?

Emplean principalmente, la prescripción de fármacos, para controlar y mejorar los síntomas que pueda presentar la persona.  No obstante, existen algunos psiquiatras que también realizan intervención psicoterapéutica, al haber realizado formación complementaria en técnicas de este tipo.

Suele suceder, que los psiquiatras se topen con casos mas completos; como son Esquizofrenias, Trastornos Bipolares, etc., donde el abordaje psicofarmacológico juega una papel clave, en la estabilización de la persona.

Pero… ¿Qué elegir? ¿Psiquiatra o psicólogo?

La formación de ambos profesionales hace que estén capacitados para atender cualquier problemática de salud mental; solo que cada uno de ellos, la abordará de forma diferente.

Generalmente, y tal y como se ha ido comentando, el psicólogo realiza un abordaje centrado en el pensamiento, la emoción y la conducta del paciente, llevando acabo sesiones más regulares y prolongadas en el tiempo. El psiquiatra por su lado, realizará sesiones más distanciadas, centrándose principalmente en la respuesta de la persona al tratamiento farmacológico prescrito. Aunque siempre hay excepciones, dado que es posible que el psiquiatra ofrezca también asistencia psicoterapéutica dentro de su propia consulta.

La intervención de ambos profesionales es perfecta y absolutamente complementaria. Existen ocasiones, en las que bastará con dotar a la persona de nuevos recursos, para solventar la situación; sin embargo, habrá otras donde el abordaje psicológico no será suficiente, siendo necesario cumplimentarlo con fármacos.

Tampoco hay que pensar que la toma  de una pastilla resolverá mi vida o cambiará mis problemas. Nada mas lejos de la realidad. Sin recursos personales que nos permitan solventar la fuente de nuestro malestar, únicamente conseguiremos poner un parche a la situación, pero no resolverla de raíz.

En ambos casos, y sobre todo si hablamos de intervención psicológica, es muy importante la MOTIVACIÓN del paciente. El profesional pone únicamente el 50% de la ecuación, el resto corre a cuenta de la persona. Será ella quien decida si quiere seguir correctamente la prescripción farmacológica y si pone en práctica lo aprendido en terapia.

En definitiva, si sientes la necesidad de acudir a alguno de estos profesionales, escoge en principio, el que mejor te parezca; valorando si el tratamiento empleado, te está ayudando o no. En caso negativo, comunícaselo al profesional que te lleve, y valorar intervenciones complementarias.

 

(*)Más adelante se profundizará en algunas de las principales corrientes psicológicas presentes en la actualidad, desgranando las características fundamentales de cada una de ellas.

 

¿Tienes alguna duda?, ¿Hay algo más que te gustaría saber? ¡Compártelo con nosotros!

Se el primero en publicar un comentario

Añadir un comentario

CatalàEspañol